Cómo combinar los manteles con tu decoración

Cuando se trata de decoración son muchos los elementos a tener en cuenta, es preciso combinar todo para que el resultado final sea perfecto. En este sentido, las mesas suelen tener gran protagonismo y son los manteles un accesorio indispensable para lograr el mejor efecto, pero es preciso elegirlos de forma adecuada.

La primera regla es analizar el espacio o área donde se encuentra la mesa para determinar la paleta de colores, esto es muy importante, lo adecuado es que el mantel tenga uno o dos colores de los que están presentes en la ornamentación de esa área. Otro gran consejo es contar con varios manteles, uno para cada ocasión.

Por ejemplo, en las celebraciones lo mejor es dejar los manteles temáticos a un lado y usar uno simple, poner todo el empeño en la comida, mezclar con platos de colores llamativos y poner bandejas de frutas.

En el caso de reuniones o comidas improvisadas, se puede salir airoso usando manteles individuales y portavasos estampados, es mejor que estos tengan divertidos diseños poco convencionales, incluso mensajes. Y para los manteles diarios o de días normales, repetir la regla de que cuente con 2 colores de la decoración.

Por otra parte, es muy común pensar que para que la mesa luzca perfecta o sorprendente, se debe contar con vajillas de lujo y flores impresionantes, la verdad es que es una idea bastante equivocada, los manteles representan una gran herramienta y pueden contribuir a generar gran armonía y hacer de la mesa un espacio único.

Todo se trata de improvisar un poco y apostar por la creatividad, se pueden dejar algunas áreas de la mesa al natural, jugar con diferentes texturas a  la vez e incluir elementos de la naturaleza como una sencilla planta, el efecto final será maravilloso.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion