Cómo lograr un abdomen plano

El conseguir un abdomen plano es una obsesión de todo aquel que se precie de mejorar su apariencia física, y más si es mujer, pues bien  trataremos de darte algunas herramientas que pueden ayudarte, eso sí, siempre y cuando tomes estos consejos con la responsabilidad que se amerita.

El tener grasa acumulada en el abdomen genera un autoestima muy bajo, preocupación e incluso infelicidad, pero nada de esto regresará con los datos que aquí daremos para que logres cumplir tu sueño de un vientre plano, envidia de las demás.

Prepárate para un cambio en tu vida

Lo primero que debes tener en cuenta es que cada cuerpo es diferente, es decir algunas pueden lograr el objetivo con mayor prontitud que otras, pero esto no debe disminuirte en la intención de verte más bella y atractiva.

Lo otro que debes asimilar es que no será un trabajo de unos días como lo prometen algunas promociones engañosas, hay que trabajar y duro para lograr el abdomen plano, ya que los resultados no sólo serán estéticos, sino también se verá beneficiada tu salud.

Una vez entendido esto, debemos someternos a una dieta lo suficientemente equilibrada, baja en grasas por supuesto, con un estricto control de los carbohidratos  y como es lógico en estos casos, debe ser rica en proteínas.

Así que debemos eliminar de nuestra alimentación, todo aquello que nos perjudique como las frituras, las bebidas azucaradas , la llamada comida chatarra, las comidas industriales  y en general alimentos que dañen o perjudiquen el esfuerzo que harás por un beneficio para tu salud.

En cuanto a los ejercicios, estos deben ser inicialmente de baja intensidad  e irla incrementando en la medida que observamos que vamos mejorando la condición física, y de este modo no afectamos nuestro organismo esforzándolo en busca de algo que demorará en llegar.

Qué ejercicio debes hacer, sencillo aquellos que te ayuden a quemar grasa como por ejemplo  caminar, correr, nadar, pasear en bicicleta, en fin cualquier ejercicio que implique un cambio en nuestro ritmo cardiaco.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion