Lo que debes saber para lograr un maquillaje espectacular

Cuando se habla de belleza y moda, el maquillaje ocupa un lugar primordial en los procedimientos para lucir bien y adecuadamente a cada circunstancia. Desde tiempos inmemorables delinear y dar color al rostro es un referente de feminidad, armonía, delicadeza, estética y presentación.

Teniendo clara la importancia del maquillaje, la siguiente prioridad es saber cuándo y para qué nos maquillamos. En este sentido se pueden distinguir tres momentos básicos para la decoración del rostro como son: maquillaje de día, maquillaje de noche y maquillaje de fantasía. Este último refiere a diseños y ocasiones particulares.

Maquillaje de día

El maquillaje de día se aplica desde primeras horas de la mañana hasta la media tarde. En general en este tiempo se busca destacar la forma de los ojos pero con un delineado muy suave.

Los colores ideales para el día son los tonos pasteles, los cuales deben ir acorde  a los colores del vestido: sin se usa ropa de color se aplican tonos claros. Si el atuendo es de tonos claros el maquillaje puede ser de colores más pronunciados.

Para el maquillaje de día no se recomienda el uso excesivo de bases, sino más bien compactos que den uniformidad al color del rostro, conservando un aspecto lozano y natural. Afortunadamente hay muchas opciones de cosméticos que cubren muy bien las imperfecciones de forma discreta.

Un aspecto importante a cuidar en el maquillaje de día es el color de los labios. En este sentido lo ideal es aplicar brillos de color o tonos suaves que conformen un look natural y fresco. Evitar el uso de colores muy fuertes en horas de la mañana y adaptar la intensidad del delineado de acuerdo con la ocasión.

Maquillaje de noche

En los países tropicales luego de las cuatro tarde comienza la decoración facial más marcada, especialmente en el área de los ojos. A medida que cae la noche, las bases pueden ser más contundentes aunque siempre se debe cuidar que en su aplicación cubran bien el rostro sin dar un aspecto pastoso, pues a cualquier hora del día la piel debe lucir despejada y fresca.   

Los rubores también ayudan a dar armonía y a resaltar las líneas del rostro. En este particular es importante tener en cuenta que los tonos de base y rubor se seleccionan en función de los aspectos que se desean resaltar o atenuar de acuerdo con la forma del rostro: ovalado, redondo, o triangular. Más información en solocuidadopersonal.

El delineado y color de los ojos será el centro focal del maquillaje de noche. Los colores pueden ser más contundentes y brillantes. Las cejas se maquillan tomando como referencia  el contorno del rostro: si es redondo se marcarán cejas más gruesas, si el rostro es alargado las cejas deberán lucir más finas o reducidas.

En lo referente al contorno, la ceja debe llegar en diagonal por el centro del mentón y la comisura del labio. La tarde noche es el momento para resaltar también los labios con colores más fuertes y brillantes, siempre cuidando el delineado.

Aplicar el maquillaje adecuado a la hora y el evento es la clave para lograr el objetivo de lucir realmente bella y triunfar en cada momento de tu día.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion