Detalles interesantes sobre el shampoo

Uno de los productos más comunes y utilizados en todo el planeta es el shampoo, término que significa masajear y es un préstamo anglo-indio, el cual llegó al Reino Unido gracias a un inmigrante de la India quien ofrecía baños indios de vapor, los cuales eran parecidos a los baños turcos solo que brindaban un masaje capilar terapéutico apreciados por la realeza.

Asimismo, en sus inicios los peluqueros ingleses usaban el jabón hervido en agua junto a hierbas aromáticas para limpiar, aportar brillo y un agradable aroma al cabello, hasta que en la década de 1930 fue lanzado el primer shampoo sintético no jabonoso.

Limpieza, brillo y suavidad

En este sentido, el shampoo es un producto para el lavado y cuidado del cabello, su función es eliminar la acumulación de sebo, el cual es un aceite segregado por las glándulas sebáceas, también permite dar suavidad y brillo al cabello, así que es necesario prestar atención a su composición y encontrar el indicado para cada tipo de cabello, por ejemplo, si es graso, seco, liso, rizado, entre otros.

Ahora bien, uno de los componentes de los shampoos comunes es la sal, ya que se utiliza para lograr la consistencia del producto, pero puede ser contraproducente, ya que es capaz de producir frizz y hasta eliminar la keratina del cabello responsable de protegerlo, así que el shampoo sin sal se presenta como una opción favorable.

Es capaz de brindar suavidad y brillo, además alarga la duración de tratamientos como tintes, alisados y mascarillas, incluso reduce el frizz y la irritación en el cuero cabelludo y lo hace fuerte. Sin embargo, no se aconseja para las personas con cabello graso, ya que en este caso la sal es clave para producir la espuma necesaria para poder eliminar por completo la suciedad. en resumen, se trata de buscar el mejor en cada caso.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion