Vestidos blancos, algunos trucos para cuidarlos

vestidos blancos

Si alguna prenda se le debe tener un cuidado extremo, es sin duda a los vestidos blancos, y en general a toda la ropa de ese color, pues está siempre expuesta a que se manche con cualquier sustancia que le derramemos o simplemente con el uso de algún detergente le dañe sus fibras, de allí la importancia de su cuidado.

Como sabemos que son de esas prendas que por lo general se ensucian con facilidad, por tanto se lavan con mayor frecuencia, situación que las van deteriorando con el paso del tiempo, lo cual indica pues, que son ropas que no tienen la durabilidad de otras de uso frecuente. 

Ese cuidado debe ser permanente, pues podemos correr el riesgo de que los vestidos, así como otras prendas de ese color, comiencen perder su color original, y se inicia un proceso natural de deterioro, del cual nos percatamos con facilidad a observar cómo va tomando un tono amarillento.

Consejos de que debes seguir para usar vestidos blancos

Lo primero que tienes que hacer para empezar con buen pie el cuidado de tu ropa blanca, es que al momento de que se tenga que lavar, la separes del resto de la ropa de otros colores, con esto estás garantizando que otras prendas no las dañen con su color.

Es recomendable que al seleccionar la ropa blanca, hagas una segunda selección dentro de este color, es decir no debes mezclar la ropa blanca ruda, como jeans, camisetas o medias con la  ropa delicada, cada tipo de ropa tiene un ciclo de lavado con diferentes tiempos, de allí que debes estar atento con este punto. 

Procura, que el tipo de detergente que usas para lavar los vestidos blancos sea completamente diferente al que habitualmente tienes para lavar el resto de la ropa; en el caso de la ropa blanca trata en la medida de las posibilidades que sea detergente líquido y sin ningún componente que deteriore las fibras.  

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion