El Pantalón femenino y sus alternativas para lo que queda de año

Pantalón femenino

Con la aprobación del uso de los pantalones en la mujer, allá por los comienzos de los años 20 del siglo 19, se empezó a gestar una gran batalla, no sólo por regularizar su uso como el génesis de un síntoma de libertad femenina, sino también como un símbolo de igualdad.

A través de la historia, la moda en el vestir femenino siempre ha presentado alternativas interesantes, sobre todo en lo que tiene que ver con pantalones, pues existen opciones importantes de las cuales la mujer ha hecho gala y con  un poco de creatividad en los complementos, es decir camisa y accesorios, pues les permite lucir elegantes, casual, o juveniles, según sea el caso. 

Para nadie es un secreto que la aparición en la palestra pública del pantalón vaquero y todas sus derivaciones, ha sido una verdadera alternativa para solventar con prontitud el que colocarse a la hora de vestir, más si se trata de una mujer activa, audaz, trabajadora y sobre todo práctica.

La lucha por mantenerse en la preferencia 

Pero de unos años para acá, el vaquero se ha visto desplazado por pantalones elaborados con otros materiales, y también referidos al uso, por ejemplo ya para estar vestida de manera deportiva o casual, no es estrictamente necesario el tener puesto un vaquero de los llamados pitillo, sino que con un buen pantalón en tela de pana es un excelente sustituto, más si se acompaña con una buena camiseta o un jersey que haga juego con el color del mismo. 

Otro material que se ha sumado a la guerra silenciosa al vaquero por destronarlo del privilegio del uso, son los pantalones de cuero; con este material, la dama de hoy puede lucir elegante a todo momento y no necesariamente la prenda de vestir en este material debe ir pegada o ceñida al cuerpo, sino que con soltura, también se convierte en una real alternativa.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion